Posts etiquetados ‘industria musical’

Lista de eventos y conferencias de la industria musical

Una de las cosas que debes tener en tu carrera profesional (sea la que sea) pero especialmente en la industria musical son los contactos. Contactos entendidos como otros profesionales que trabajan dentro de la propia industria musical. No, no son los fans, son personas sobretodo que trabajan en empresas. Estas empresas estan presentes dentro de toda la cadena de valor de la industria musical. Desde incluso la formación, pasando por editores, discograficas, A&R, managers, emprendedores, start ups, medios, organizadores de festivales, de encuentros profesionales, proyectos formativos, etc.

A ese tipo de personas sobretodo las encontraras en eventos profesionales de la industria musical. Eventos donde tienen lugar conferencias de grandes expertos de la industria musical, técnicos, especialistas que comparten su conocimiento con la audiencia.

Además suelen tener lugar actuaciones musicales llamados showcases que funcionan más como una muestra de cara a posibles programadores de contenido, managers o sellos discográficos, una oportunidad para descubrir y detectar el talento emergente.

De modo que si eres músico o profesional de la industria musical es vital para tu actividad profesional o modelo de negocio el contacto y conexión con otros profesionales. ¿Quien sabe lo que puede surgir de ahí?

Un proyecto conjunto, acuerdos, inversores para tu proyecto, una oportunidad para tocar en un festival, una invitación para hablar de tu proyecto delante de una audiencia potencialmente interesada en lo que haces…

No te lo pienses y empieza por echarle un vistazo a esta super-lista de Eventos y Conferencia de la Industria Musical que se ha publicado desde PromocionMusical.es.

En ella encontrarás ordenada por los meses del año en el que tienen lugar los eventos y conferencias. Además hay información muy útil como la web, redes sociales, información de contacto y una breve descripción del evento en cuestión.

Además el listado incluye eventos profesionales de la industria musical de todo el mundo.

Ya no tienes excusa para tratar de generar oportunidades para tu proyecto musical 🙂

Anuncios

CARTEL-III-MUCA-

Contentísimo de anunciar que el próximo día 21 de enero, jueves a las 13h y hasta las 14h, estaré en el interesantísmo Congreso de Música y Cultura Audiovisual de la Universidad de Murcia (Centro Párraga) con la ponencia Generación e innovación de modelos de negocio para proyectos musicales.

Una nueva oportunidad para compartir e intercambiar experiencias con músicos, musicólogos, académicos y afines en un evento magnífico que contará este año con la participación principal de Michel Chion y un encuentro con creadores con Xavier Capellas y Arnau Bataller.

Links al Congreso:

 

Elaborar un buen plan de marketing es una tarea que puede ser complicada y que requiere de reflexión, tomar conciencia de uno mismo, de su entorno, analizar, arte, ciencia y paciencia.

Desde PromocionMusical.es nos lo hemos tomado en serio y hemos realizado una guía paso a paso sobre cómo hacer un plan de marketing musical efectivo y si bien es cierto que no exite una receta mágica para realizarlo, si que exponen todos los pasos necesarios para llevarlo a cabo con multitud de ejemplos y recursos para orientarte.

Espero que lo disfrutes y envíes tu sugerencias 🙂

Los próximos 4 y 5 de noviembre vuelvo a Las Naves con este interesante taller.

Toda la info en el link:

http://reservas.lasnaves.com/elementos-det.php?e=450
Horario: De 16:00 A 20:00
PLAZAS 10

 

En un entorno incierto y turbulento como el actual, el músico o artista se enfrenta además de a la sostenida crisis financiera, a una crisis en la industria musical marcada por la desaparición del valor económico del soporte físico y a la tendencia descendente de la industria de la música en vivo que tiene como principal protagonista una elevada carga impositiva y la ya mencionada crisis. Es por eso, que el músico/artista debe diversificar sus fuentes de ingresos para emprender, desarrollar y mantener su carrera artística. A lo largo de este taller se dotará a los alumnos de un sistema visual, sencillo y eficaz para identificar las propias capacidades y analizar la trayectoria artística/profesional de cada uno a fin de poder reposicionarse, reciclarse, diversificarse, reinventarse, emprender…

Uno de los factores más relevantes del negocio de la música actual es que la audiencia  está hiper-segmentada y dado que gracias a internet la barreras de entrada para acceder a tu música son muuuy bajas prácticamente cualquier proyecto musical puede, potencialmente, alcanzar a su audiencia. Esto es un choque frontal con la posibilidad de convertirse en una super-estrella que venda millones y millones de discos. Detente por un momento, y piensa, en la época de la TV, la MTV, la radio, etc. en donde un artista era expuesto a una audiencia masiva a través de estos medios (previo muy buen pago), en consecuencia pasa a formar parte del Top of Mind de los consumidores que eran dirigidos cuales borreguitos a la caja correspondiente. Ahora bien, en el actual panorama todo artista tiene los medios para competir por la atención de su audiencia por un lado y por otro los usuarios/fans/amantes de la música acuden en busca de lo que REALMENTE les interesa, en consecuencia mucha más música, muchas más variedad, más cerca de los gustos del consumidor pero volúmenes más pequeñas, audiencias más pequeñas en lo local, pero gracias a internet con increíbles e impredecibles posibilidades en el global y si no que se lo digan por ejemplo a Amanda Palmer, caso de éxito de libro

Actualmente es difícil encontrar a artistas de nueva factura que muevan grandes masas de fans a menos que tengan respaldo de algun reality o salgan de una serie de TV como Violetta, lo que pone de manifiesto una realidad, la necesidad de conseguir fuentes de ingresos adicionales que pueden provenir de las marcas, diseño y producción de eventos y experiencias, merchandising, publicidad… (Revisa esto aquí).

No obstante y pese que los sellos discográficos ya no son los principales impulsores del negocio, mantienen sus Know How, contactos y todavía cierta estructura que en determinados momentos puede venirle muy bien al artista, solo que en este caso es el sello es el que trabaja para el artista y no al revés.

Las tornas han cambiado, antes solo interesaban las ventas de discos por encima de todo, las empresas discográficas, las Majors, llegaban a ser parte de conglomerados multinaciones que debían rendir cuentas a sus accionistas, la música es una parte más bien pequeña del negocio. Por poner un ejemplo irónico, Sony podía venderte por un lado a sus artistas y por otro el ordenador con grabadora de cd´s y puerto USB…¡El beneficio ante todo! y por su parte los sellos independientes casi como Hobby apostaban más por la calidad, frescura, descubrimiento y desarrollo de propuestas artísticas que por otro lado proveían al mercado de innovación y renovación.

Ahora el artista está en el centro de todo, tu música, tus plataformas y un monton de fans deseando descubrirte, pero tendrás que ayudarles, porque están saturados… ¿Un poquito de SPAM?

Seguramente te preguntes como demonios llegar a tu audiencia y como funciona el marketing para esos nichos de los que hablaba al principio, ¿verdad?, no te preocupes, más adelante lo iremos viendo, así que permíteme que te invite a suscribirte a este blog 😉

Y para terminar con algo práctico, un ejercicio que les propuse a mis alumnos del “Manual de gestión para bandas de música y artistas” en la pasada edición en la Universidad de Alicante.

¿Cómo llevarías a cabo un concierto rentable en España de este proyecto?

Pista: Acude a las 4 P´s del marketing clásico para empezar.

La actual estructura del negocio de la música, se caracteriza principalmente porque por “primera vez” el artista puede comunicarse, interactuar, promocionarse y vender directamente a su audiencia, algo que los fans y seguidores ansiaban, un sueño hecho realidad y algo de vital importancia a día de hoy.

Resulta cuanto menos curioso, que este nuevo enfoque llame tanto la atención si tenemos en cuenta que antes del surgimiento de la industria de la música como tal, los artistas y músicos eran miembros activos, agitadores socio-culturales que vivían en el seno de su comunidad, nada que ver con esas super estrellas inalcanzables que se hacen un “selfie” para tener contentos a sus fans.

El mayor cambio en este nuevo modelo reside en su estructura debido a que los intermediarios han sido expulsados de la cadena de valor debido a que existen herramientas web que cumplen varias de esas funciones y a la pérdida de valor del soporte físico como mero transmisor del contenido con toda la producción, logística y comercialización que ello conlleva y así como a la comunicación horizontal y diálogo como uno de las banderas de la comunicación en esta nueva era.

El artista actualmente dispone de una amplio abanico de herramientas que le permiten desde conseguir financiación para su nuevo disco, encontrar colaboradores/músicos para sus canciones, alojar sus creaciones en plataformas de audio, video, etc. crear un perfil en redes sociales y poder distribuir sus contenidos a golpe de link, contactar con profesionales de la industria de la música, promocionar sus conciertos, vender tickets, mantener actualizados a los fans en tiempo real…

a menudo me suelo encontrar con artistas y músicos que se quejan amargamente de que ahora se lo tienen que hacer todo ellos, pero pensad que si bien es cierto que el “pastel” es menor por la exigua venta de cd´s y la crisis que azota nuestros bolsillos, ahora, en lugar de que te inviten a comer las migajas de lo que sobra de la cena, eres tú quién la organizas y decides el menú y también a quién invitas.

Piensa que la industria discográfica tradicional solo ha aflorado en torno al 5% de la música y que en el mejor de los casos y hablamos de los mejores de los casos podían acceder a un 15% de los ingresos por venta de discos como mucho, sin embargo ahora, cualquier pueda formar parte del acervo musical y recoger prácticamente íntegro el fruto de su trabajo.

Cierto es que existe una saturación de grabaciones mediocres, pero mi opinión es que uno ha de saber también promocionarse, ser diferente, se acabó la era comercial, nadie va a apostar por tí salvo tu mismo a menos que le pagues…

Con el formato físico como mero souvenir, ¿que queda? aquéllo por lo que la gente paga son experiencias, que por cierto, no son “descargables”, y aquí hay otra cuestión importante, debes pensar fuera de la caja el llamado “Thinking out the box” que tanto me gusta, rompe las reglas y haz que la gente la flipe en tus conciertos, encuentros, eventos o lo que sea que hagas pero dales a la gente una excusa para ir, piensa que promocionarse como “4 chicos que tocan” solo era novedad con The Beatles…

Vivimos tiempos donde el músico debe ser un emprendedor y una persona creativa, ¿como si no te vas a desmarcar?, ¿haciendo lo mismo desde el sofá?. Tampoco es necesario que hagas un disco cada año, artistas de renombre en EEUU o UK van más por singles, lidera un movimiento, haz que la gente quiera que sigas con tu travesía, conecta con ell@s de una forma genuina y auténtica, es la única manera, aunque la vieja industria de la música sigue, conviven ambos modelos, tienen su catálogo y de vez en cuando dan algún martillazo.

Siguiendo con el post anterior en el que se comentaba someramente el funcionamiento del camino hacia el “éxito”, en este modelo el artista firmaba con un sello discográfico que se encargaba de las actividades relacionadas con la manufactura del producto para después venderlo a las tiendas. Por otro parte usaba sus departamentos de promoción o promotores independientes para persuadir de una manera u otra a las emisoras de radios para que pusiesen a sus artistas y lanzamientos, que tras llegar a los oídos de los fans y potenciales fans, muchos de ellos se dirigían a la tienda de discos a comprarlo.

Recuerda que en este momento pre-internet, solo puedes acceder a consumir el contenido vía radio, televisión, comprando el cd o en directo y evidentemente ¿cómo vas a comprar un cd si no lo escuchas previamente?, y si ¿te aseguran que tus artistas van a aparecer en la TV, radio a cambio de una suma de dinero que puedes permitirte? (el negocio parece estar asegurado, al menos en buena parte no?) y ¿qué ocurre con todos esos artistas que no cuentan con un sello?.

En este modelo es el sello discográfico el centro del negocio de la música y por su parte el artista, no tiene manera alguna de contactar con su público salvo los clubs de fans (aquéllos que los tengan) y tal vez las apariciones en directo, en la medida de lo imposible.

Allá por 1982 surge la MTV, que analizaremos en entregas posteriores, pero que junto al surgimiento del CD que abarató los costes de producción y consiguió mejorar la calidad del sonido hizo que amasaran una auténtica fortuna como se muestran en esté gráfico donde podemos ver la evolución de los ingresos de la industria discográfica por tipos de soportes.

El negocio era tan suculento que incluso de las 6 Majors de aquel momento, 4 estaban controlados por conglomerados multinacionales y como resultado de sus políticas empresariales lo prioritario eran los beneficios trimestrales y la imagen del artista al margen de la calidad artística o musical.

Sin embargo, en algún momento de 1994 se compartió el primer archivo de música en MP3, al principio tuvo una insignificante impacto en las ventas y nadie se imaginaba que aquéllo supondría la mayor disrupción para un negocio de miles y miles de millones de dólares anuales.

No pasó mucho tiempo hasta que los sellos de todos los tamaños se percataran de que algo no iba bien, las ventas de discos comenzaban a caer y sin excepción, necesitaban defenderse frente a la amenaza digital, irónicamente fue la industria informática la que pareció convertirse en su salvador en 2001 cuando por aquel entonces iban surgiendo un amplio abanico de alternativas a los sellos para pagar por descarga y Apple lanzó iTunes dando a los sellos un modelo de negocio con el que poder monetizar la música en formato digital y constituyendo una nueva fuente de ingresos.